La Policía Federal de Brasil Detiene a Responsables de JBS y BRF por la Venta de Carne en Malas Condiciones Sanitarias

La Policía Federal de Brasil ha puesto en marcha la Operación "Carne Fraca" con la que busca desmantelar una organización en la que participaban tanto inspectores sanitarios federales como responsables de empresas cárnicas.

Tras dos años de investigación se encontraron irregularidades en el re-envasado de productos ya caducados y la venta de carne no apta para el consumo humano que pasaba los controles efectuados por los inspectores oficiales a cambio de supuestos sobornos.

En la operación se ha detenido a responsables de Swift y Seara, marcas de JBS, y de Sadia y Perdigao, pertenecientes a BRF, además de realizar registros tanto en las instalaciones de las empresas como en los hogares de los detenidos. Inmediatamente después de conocerse la noticia, tanto las acciones de BRF como las de JBS en la Bolsa de Valores de Sao Paulo perdieron un 7,7 y 11,1% respectivamente.

Ante esta situación, el ministro de Agricultura brasileño, Blairo Maggi, ha reconocido que "está en juego la imagen internacional de Brasil, no solo la reputación de las empresas, sino la del país como suministrador. Es un tremendo puñetazo". Según ha añadido el ministro, va a recibir a embajadores y representantes de la industria cárnica europea para informarles personalmente sobre esta situación ya que una parte de los productos caducados, fue enviado a la UE.

Otro de los responsables del Ministerio, Eumar Novaki, dijo que Brasil teme un impacto en sus ventas exteriores: "preocupa, claro, hasta porque somos grandes jugadores internacionales, porque somos muy competitivos. Pero el sistema de control es robusto y transparente". Novaki añadió que han sido 33 de los 2.300 inspectores oficiales en industrias cárnicas los que estaban involucrados en esta operación.

De acuerdo con un comunicado remitido por JBS, esta admite que la operación se ha desarrollado en varias de las platas cárnicas de la compañía de la compañía: dos en Paraná y una en Goiás. En la de Lapa (Paraná) se dictó una medida judicial contra uno de los veterinarios, empleado de JBS, que realizaba labores de inspección auxiliar para el Ministerio de Agricultura. La compañía recuerda que se siguen todas las directrices reglamentarias en relación con la producción y venta de productos alimentarios, rechazando las prácticas relacionadas con la adulteración y manipulación de los productos ya sea en la producción o venta de productos.

Desde BRF, su máximo responsable, Pedro de Andrade Faria, ha reiterado que su compañía cumple con las normas relacionadas con la producción y seguridad alimentaria en todos sus productos, que tiene estrictos procesos y controles, asegurando la calidad de sus productos. También asegura que están colaborando con las autoridades para el esclarecimiento de esta situación.

Fuente: Eurocarne Digital, 20.03.2017

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.