Estudio Muestra Fuertes Diferencias en Contenidos de Sal y Agua en Pollos Envasados

Si bien el asado es el plato preferido de los chilenos, lo que más se consume en el país no es carne de vacuno, sino de pollo. Una persona come alrededor de 34 kilos al año.

Dada la importancia que este alimento tiene en la dieta nacional, el Ministerio de Salud junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estudiaron la composición nutricional de este producto. Para ello se analizaron tres marcas que se comercializan en el país y que representan más del 90% del mercado. Se trata de pollos envasados que se venden enteros y crudos. Los resultados de la investigación arrojaron que "el porcentaje aprovechable (del producto) es de 50%". Eso sacándole la piel, grasa y huesos. Agrega que tiene alto contenido de sal y de agua, debido al proceso de marinado al que se somete para su preservación. "Si bien los índices son menores a los registrados hace unos años, aún están por sobre lo indicado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA)", señaló el experto de la unidad de Alimentos y Nutrición del Minsal, Tito Pizarro. Por ejemplo: una porción de 100 gramos, equivalente a un trutro de pollo, contiene 105,3 mg de sodio y 76,5 g de humedad. Ese es el promedio. Dentro de las marcas hay fuertes diferencias. La que tiene menos sal registra 69 mg y el que tiene más, 139 mg. Mientras que el valor indicado por el USDA es de 77 mg. En el caso del agua, el valor sobrepasa la referencia internacional que es de 75,4 g/100 g. El aporte de proteína, en tanto, es de 18,7 g por cada 100 g de carne, valor considerado bajo. Lo positivo, según el informe, es que una porción de carne de pollo sólo tiene 3 g de grasa. La Asociación de Productores Avícolas (APA) indicó que la comparación que hace el estudio "no es metodológicamente correcta". "Los productos crudos presentados por el Usda son totalmente diferentes a los analizados en Chile, ya que estos últimos son productos con valor agregado y, por tanto, con atributos de calidad que les son propios", afirmó el gerente del departamento de Sanidad e Inocuidad, Pedro Guerrero. Esa opinión fue refutada por Pizarro. "Es lo que se utiliza como referencia a nivel mundial". Guerrero agregó que "cuando el consumidor compra pollo no está pagando el contenido de agua. El precio al que se le vende el producto al punto de venta es un valor calculado en función de la materia seca". Respecto de la sal, dijo que los niveles detectados son menores a lo que se registra en el etiquetado. Fuente: La Tercera, 17/10/2010

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.