La OCDE y la FAO Esperan un Incremento de la Producción Cárnica del 11,4% en 2026

Acaba de darse a conocer el informe de previsiones sobre la evolución de la producción mundial de carne entre 2017 y 2026 que han elaborado la OCDE y la FAO. Las estimaciones apuntan a que en dicho periodo de tiempo crezca un 13% debido a la apuesta por la alimentación intensiva de los animales y la mejora de los sistemas productivos fundamentalmente hasta llegar a las 352,99 millones de t.

Buena parte de este incremento llegará de la mano de la carne de aves ante la gran demanda que va a haber próximamente tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo, su bajo coste de producción y bajo coste de compra en relación con otras carnes. Así, la de aves será la producción con mayor cantidad en 2026 contando con 131,6 millones de t, un 12,6% más que en 2016.

En el caso del vacuno, el censo ganadero en muchos de los principales productores a nivel mundial está incrementándose pese a un menor número de sacrificios y un mayor peso medio de las canales. Esto podría llevar a incrementos en la producción a partir del 2017 que se mantendrán en los siguientes años y se llegará a crecer un 10,5% hasta los 76,34 millones de t.

En la carne de porcino también se esperan crecimientos debido sobre todo a la expansión de la cabaña ganadera en China pese a que factores como las exigencias medioambientales y el bienestar de los animales. En esta categoría se llegaría a los 127,52 millones de t, un 9,5% más.

La producción de ovino crecerá también liderada por países como China y los del norte de África junto a Australia y otros países de Oriente Medio esperándose una producción mundial de 17,51 millones de t en 2026.

En cuanto a la demanda de carne, esta crecerá sobre todo en los países asiáticos tales como Filipinas y Vietnam así como el África Subsahariana. China y Rusia, los principales importadores hoy en día verán incrementada su producción y posiblemente reduzcan sus importaciones cárnicas debido a un mayor nivel de abastecimiento interno.

Y respecto a la exportación, las estimaciones de la FAO y la OCDE apuntan a que dos de los principales exportadores mundiales, Brasil y EE.UU., pasarán de abarcar el 44% del comercio mundial de carne a sumar prácticamente el 70%.

En cuanto al consumo per cápita, se estima que se estancará en 34,6 kg/persona/año y en 2026 solo crecería en apenas medio kilogramo. Tan solo el incremento de la población provocará una mayor demanda de carne por lo que el consumo total podría crecer, de media, un 1,5% al año.

Los precios de los alimentos básicos se mantendrán por debajo de los niveles de años anteriores debido a producciones récord y abundantes suministros en la mayoría de los productos. La situación es muy diferente a la de la década anterior, marcada por el fuerte consumo de China y del sector mundial de biocombustibles.

Sin embargo, se espera que a medio plazo esos factores dejen de apoyar los mercados como lo habían hecho hasta ahora, sin que haya otros sustitutos a la vista. El crecimiento de la demanda en China será más lento al moderarse el aumento de los ingresos y disminuir la tendencia de los hogares a gastar en comida lo que ganen adicionalmente.

Fuente: Eurocarne Digital, 11.07.2017

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.