Expertos Europeos en Ovino Debaten sobre el Presente y Futuro del Sector

El Panel de Expertos Europeos en Salud Ovina puso de manifiesto el retroceso que ha sufrido el sector en los últimos años en el Viejo Continente y se introdujo en el manejo de dos enfermedades muy comunes del ovino: clostridiosis y pasterelosis.

Tal y como manifestó Philippe Houffschmitt, director regional de Intervet/Schering-Plough Animal Health Francia, durante la inauguración del panel de expertos europeos en salud ovina (S.H.E.E.P., Sheep Health European Experts Panel), el objetivo de éste era “compartir ideas con colegas de otros países”. En el panel organizado por Intervet/Schering-Plough Animal Health intervinieron como ponentes especialistas de Francia, Italia, Reino Unido y España. El evento, celebrado en el hotel Silken Puerta América (Madrid) los pasados 25 y 26 de noviembre, contó con asistentes de los mismos países, así como de Portugal. Para que las jornadas fueran lo más dinámicas posible, la organización optó por unas ponencias breves, de 10-15 minutos de duración. Cada tema tratado durante el panel -situación del sector en los países participantes, clostridiosis y pasterelosis- tuvo también su mesa redonda correspondiente. En todos los casos, las mesas redondas contaron con una intensa participación de los asistentes, así como de los ponentes, lo cual dio pie a interesantes debates. Pesimismo en el sector El encargado de presentar la situación actual del mercado ovino español fue Sebastián Martín (responsable del Servicio Técnico de Pequeños Rumiantes, Intervet/Schering-Plough Animal Health). Durante su intervención, recordó que el ovino supone el 2,8% de la producción agraria nacional, y que su censo ha disminuido un 11,6% en los últimos tres años. “Hay que tener en cuenta que los animales productores de carne son los que más han disminuido, mientras que el censo del ovino dedicado a la producción lechera se mantiene estable o, incluso, al alza”, remarcó. Por último, hizo hincapié en la disminución del 20% que ha padecido el consumo de esta carne en España durante los últimos 30 años. En lo referente al resto de países, cabe destacar que el italiano Luigino Ermini indicó que las previsiones para el próximo año son muy negativas en su país, donde el ovino se dedica fundamentalmente a la producción lechera. Su colega francés, Sylvain Bareille, hizo hincapié en la media de edad de los ganaderos galos, destacando que el 33% de ellos tiene más de 60 años, con el problema del relevo generacional que esto supone. Manejo de la clostridiosis Para Pierre Autef, veterinario francés, los errores más frecuentes en el protocolo vacunal contra Clostridium son no vacunar a los corderos menores de dos semanas o no revacunarlos, utilizar vacunas clásicas en corderos menores de ocho semanas nacidos de hembras vacunadas o vacunar sólo con una dosis a los corderos de cebo. Autef remarcó que el protocolo vacunal es un factor clave en el desarrollo de la clostridiosis que podemos controlar, igual que la alimentación durante la transición o, en menor medida, las infestaciones parasitarias. “El crecimiento del pasto, el estrés o los cambios de temperatura, en cambio, son factores relevantes que no podemos controlar”, concluyó el ponente. Por su parte, Luis Miguel Ferrer, que ejerce su actividad en Aragón (España), indicó durante su intervención que su plan de acción para evitar la aparición de clostridiosis consiste en vacunar una vez al año en las zonas no irrigadas (entre mayo y junio), y dos en las zonas de regadío (en primavera y otoño). “En general, se está vacunando poco y mal, a animales que no han sido desparasitados antes”, remarcó. Para terminar, Ferrer recordó la importancia del correcto encalostramiento para evitar la aparición de neumonías y, especialmente, de diarreas en corderos. Durante la mesa redonda se planteó la duda de si la vacunación sistemática mejora la productividad. A este respecto, Luis Miguel Ferrer comentó que “se puede vacunar en sábana, pero lo que hay que hacer es conocer al ganadero y su forma de trabajar para ajustar el programa vacunal en consecuencia, porque a veces la opción de vacunar por lotes es perfectamente válida”. El especialista hizo hincapié en que “no se debe olvidar a los machos”. Como conclusión de este apartado, Sebastián Martín comentó que “vacunar a las madres frente a Clostridium ayuda a prevenir la aparición de colibacilosis en corderos puesto que ambos agentes, Clostridium y E. coli, suelen actuar en conjunto”. Claves de la vacunación contra pasterelosis La segunda jornada del panel estuvo dedicada en su totalidad a la pasterelosis. La veterinaria francesa Christel Boucher indicó durante su ponencia que un tercio de las muertes que se producen en cebadero se deben a neumonías. “Es importante que el cordero beba la cantidad suficiente de agua, de buena calidad, para que no se incremente la mortalidad durante la primera etapa de cebo”, comentó. El ponente español, José María González, presentó los resultados de un estudio realizado en nueve granjas (12.876 ovejas) en su primera intervención, titulada “Serotipado, el primer paso para realizar un buen control en campo: seroptipos de Mannheimia haemolytica y Bibersteinia trehalosi hallados en España”. González comentó que la primera causa de muerte en animales mayores de 18 días en nuestro país es el complejo respiratorio ovino. “Aislamos M. haemolytica y B. trehalosi en el 74,54% de los pulmones positivos a agentes causantes de complejo respiratorio. El resto correspondía a Pasteurella multocida u otros géneros”, indicó. Con respecto al serotipado, el especialista comentó que A2, A7 y A9 son los serotipos más patogénicos y representan 1/3 del total. “Son necesarias vacunas específicas que incluyan los serotipos más prevalentes (A7 OMP). A2 es más prevalente que A1, algo relevante a la hora de producir las vacunas. Además, existe una amplia variedad de tipos de leucotoxina, incluso en los mismos serotipos”, remarcó. El reconocido profesor Willie Donachie (Moredun Research Institute, Edimburgo) habló sobre la situación de la pasterelosis en Reino Unido. “Mannheimia/Pasteurella son los patógenos respiratorios más importantes en ovino y el ambiente, el manejo y otras infecciones son factores que conducen a la infección por Pasteurella”, comentó. Durante su ponencia, remarcó que el futuro de las vacunas para esta enfermedad reside en la inclusión de antígenos relevantes para la infección in vivo (IRP, leucotoxinas y puede que otros componentes). “Además, estas vacunas deberían estimular la inmunidad de la mucosa y contener componentes de P. multocida”, concluyó Donachie. PV ALBEITAR 50/2010

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.