Las Sorprendentes Interacciones entre Medicamentos y Alimentos

Una mayor acidez del estómago y una menor hidratación son condiciones que afectan a los adultos mayores y que alteran los efectos de los fármacos que toman. Previo a un tratamiento también hay que considerar los jugos de fruta, té, lácteos, palta y hasta la soya que consumen.

Pese a su importancia, pocos médicos les advierten a sus pacientes acerca de las interacciones indeseadas, algunas francamente peligrosas, entre los medicamentos y los alimentos que ingieren. Hasta hace unos años, sólo se advertía de no tomar ciertos fármacos con alcohol, pero lo cierto es que hoy existe una larga lista de combinaciones que se deben evitar. Algunas de ellas reducen el efecto del tratamiento que se prescribe, otras lo aumentan y, en ciertos casos, se puede producir una intoxicación. "Los médicos deberían advertir de esta situación cada vez que extienden una receta", dice el pediatra Raúl Corrales, jefe del Comité de Reacciones Adversas a Medicamentos de Clínica Alemana. Otros, para mayor seguridad, proponen derechamente escribir esta información en la receta. Casos Concretos A fines de 2004, una seguidilla de artículos reveló que el jugo de pomelo interfería con la acción de varios fármacos. Desde las estatinas para bajar el colesterol, pasando por los antihistamínicos y hasta algunas drogas para bajar la presión. "En el caso de personas transplantadas, los inmunosupresores pueden aumentar hasta en un 60% su concentración, si la persona está tomando este jugo", explica Jaime Sasso, químico farmacéutico del Centro de Investigaciones Farmacológicas y Toxicológicas de la U. de Chile. Los lácteos, al ser ricos en calcio, interfieren con algunos antibióticos a los que impiden absorberse, como la tetraciclina y el ciprofloxacino. Un efecto potente tiene también la palta, ya que al ser rica en aceites, hace caer en 50% la absorción de fármacos contra el sida como el AZT. Asimismo, reduce también la absorción de la droga anticoagulante warfarina, de amplio uso en personas mayores para prevenir embolias pulmonares, trombosis venosas o recaídas de infartos. "Este efecto indeseado también lo producen el repollo, la coliflor y el brócoli, que al tener mucha vitamina K aumentan la coagulación de la sangre", dice el doctor Corrales. Este especialista, advierte también sobre el consumo de soya, que hace aumentar los niveles en la sangre de los antiinflamatorios como el ibuprofeno y el diclofenaco, lo que favorece que se produzca una sobredosis. Cuidado al dormir En el caso del chocolate y del té, se produce una competencia a nivel del hígado con ciertos medicamentos para dormir como el zolpidem. Así, alguien que ha ingerido estos productos, aunque tome esta pastilla, no se podrá quedar dormido. Para Sasso, la regla general es que los inductores del sueño deben tomarse dos horas después de comer para tener un efecto pleno. Vaso lleno Los adultos mayores tienen condiciones propias de su edad que obligan a ser más cuidadoso en la prescripción de un medicamento. "Con los años las personas tienen una mayor acidez en su estómago, y como toman menos agua, fácilmente se deshidratan", advierte el químico farmacéutico Jaime Sasso. Para la primera condición se pueden indicar antiácidos, y en la segunda es importante tomar la cápsula o pastilla con un vaso con 200 cc de agua. Esto último debe ser una regla para todos: "Los medicamentos son diseñados para disolverse en esa cantidad de agua y el estómago habitualmente tiene sólo 15 cc de líquido", concluye Sasso. Fuente: El Mercurio, 03/01/2011

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.