Productores e Investigadores Analizarán Desarrollo de la Producción Orgánica

La ciudad de Chillán será la sede del III Simposio Internacional de Agricultura Orgánica, organizado por el INIA, a realizarse los días 7, 8 y 9 de septiembre, donde se darán a conocer los últimos avances científicos y tecnológicos alcanzados en la producción orgánica.

Hernán Paillán, decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Talca; Cecilia Céspedes, investigadora de INIA Quilamapu; e Isaac Maldonado, director Regional de INIA Quilamapu. Entendida como una práctica alternativa a la producción convencional, la agricultura orgánica está presente en más de 140 países del mundo, sumando 32 millones de hectáreas y 1,2 millones de productores. La participación chilena en esas cifras es muy marginal. En 2009 sólo existían 492 productores orgánicos certificados para 30 mil 500 hectáreas (menos de un 1% mundial), de las cuales el 55% correspondía a recolecciones silvestres. Frente a este panorama, es posible estimar que los productos orgánicos chilenos pertenecen a un sector en pleno desarrollo, con muchas perspectivas, pero que requieren de ayuda para su fortalecimiento. Basándose en estos antecedentes y con la mirada puesta en el aumento de la producción tanto para mercados internacionales como chileno, el INIA Quilamapu y la Universidad de Talca, con el financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA, organizaron el III Simposio Internacional de Agricultura Orgánica, actividad prevista para los días 7, 8 y 9 de septiembre próximo, en Chillán. La coordinadora general y especialista en la disciplina, Cecilia Céspedes, indicó que esta tercera versión del simposio reunirá a profesionales, investigadores, estudiantes y actores vinculados con la producción orgánica de Chile y el extranjero, con el fin de dar a conocer los últimos avances científicos y tecnológicos alcanzados en la producción orgánica. Indicó, además, que se fortalecerá el intercambio de información y experiencias que involucran el desarrollo de este creciente rubro agropecuario. Céspedes, quien es encargada nacional de Agricultura Orgánica de INIA, indicó que esta rama de la ciencia agrícola tiene como fundamento el no uso de insumos de síntesis química, como pesticidas y fertilizantes sintéticos, privilegiándose la conservación de los recursos naturales para mejorar la fertilidad del suelo y la biodiversidad. La profesional de INIA señaló, asimismo que los énfasis del simposio estarán puestos en la investigación, las limitaciones existentes en el desarrollo de la producción orgánica y la innovación tecnológica. “Queremos obtener la información para mejorar la competitividad del sector a nivel internacional, y también analizar el mercado interno orgánico que aún no se ha desarrollado”. La producción orgánica chilena Además de los beneficios ambientales que genera, y del ahorro que significa la no adquisición de fertilizantes, la agricultura orgánica cuenta entre sus ventajas el fomento a la sustentabilidad, toda vez que las técnicas orgánicas pueden ser transferidas a la producción convencional como, por ejemplo, el uso de compost. En el contexto latinoamericano, Chile está lejos de ser el país con mayor superficie orgánica (que lideran Brasil y Argentina). Sin embargo, destaca en la exportación de productos orgánicos que son bien recibidos en sectores específicos de mercados internacionales, resaltando los vinos, las frutas (manzanas) y el aceite de oliva. No menos considerado, aunque sí de menor volumen, son las plantas medicinales específicas utilizadas para el uso de laboratorios y procesos farmacéuticos.

Comenta este artículo

Nombre:

Mail:

COMENTARIO:



*El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.