Recordando al Dr. Mario Jarpa Gibert

Recordando al Dr. Mario Jarpa Gibert


A 7 años de su deceso, recordamos al Dr. Mario Jarpa Gibert, médico veterinario de la Universidad de Chile, Socio Honorario de nuestra institución, profesional destacado y académico formador de varias generaciones de médicas y médicos veterinarios.

Compartir

El significado etimológico de la palabra “recordar” es volver a pasar por el corazón. Precisamente, ese es el ejercicio que queremos realizar a través de este artículo, recordando al Dr. Mario Jarpa Gibert en estas fechas en que se cumplen 7 años de su sensible fallecimiento y en este 2022, año en que habría cumplido 9 décadas de vida.

El punto de partida de la virtuosa trayectoria profesional del Dr. Mario Jarpa se inició el 30 de diciembre de 1958, fecha en que se tituló como médico veterinario de la Universidad de Chile, ocasión en que también se inscribió como socio del Colegio Médico Veterinario, con registro Nº 354, donde alcanzó la categoría de Socio Honorario, tras 50 años de ejercicio de la profesión.

En su trayectoria destacó como un profesional sobresaliente, lo que se ve reflejado en un hito destacado en su carrera: en 1961, en el contexto de la Alianza para el Progreso propuesta por el Presidente John Kennedy, como un acuerdo de cooperación económica y social para nuestro país, se establece el Plan Chile-California. Producto de dicho acuerdo, en  1965 financiados por la Fundación Ford se inicia el envío de destacados docentes de la Universidad de Chile a la Universidad de California Davis para la obtención del título de Master of Science, el Dr. Mario Jarpa fue uno de los seleccionados.

Paralelo a su gestión profesional, el Dr. Mario Jarpa abrazó el noble oficio de la docencia, donde fue un ejemplo de rigurosidad y generosidad con sus conocimientos, formando a varias generaciones de médicas y médicos veterinarios en la Universidad de Chile y otras casas de estudio. En su rol de académico fue el responsable de enseñar técnicas y fundamentos, teorías y prácticas; pero también de difundir los principios y valores profesionales indispensables para llegar a ser un médico veterinario íntegro y responsable con la sociedad.

Parte del orgullo de ser médica y médico veterinario es conocer la historia de nuestra profesión y la de los grandes médicos veterinarios que dejaron una profunda huella. Sin lugar a dudas, el Dr. Mario Jarpa Gibert fue uno de ellos y, en esta fecha especial, lo recordamos con respeto, admiración y cariños.

Por último, enviamos un afectuoso saludo a sus familiares, colegas, amigos, alumnas y alumnas que mantienen vivo su recuerdo en sus corazones.


Compartir
Califica la noticia